29 julio 2009

Promesas...

Me decía una amiga:
-prométeme que escribirás algo pronto-
Le respondí:
-no puedo prometer nada porque no me gustan las promesas-
Y heme aquí escribiendo:
Cierto no me gustan las promesas…
“Cuando tenía 7 años mi querido abuelo una mañana me paseaba en su viejo caballo, -yo montaba el caballo y mi abuelo tiraba de la cuerda- mis rizos volaban libres retozando de alegría, recibiendo el aire de la mañana, -yo sonreía-, insistía a mi abuelo una y otra vez que me llevara a vivir con el, el vivía en el campo en medio de una pequeña isleta que se había formado en una laguna, allí tenía su pequeña choza que a mi me gustaba tanto, aún recuerdo el olor a madera y tabaco….
El abuelo me contestaba pronto mi niña pronto y sonreía –tu serás siempre la niña mas feliz del mundo te lo prometo mija- y yo nunca te voy a dejar, ya veraz!-, pasado unos pocos meses el abuelo murió, dejándome en un abandono completo expuesta al mas humillante desamparo, viviendo una vida que no deseaba, sufriendo su ausencia y expuesta a muchos abusos… x eso no me gustan las promesas… aun me duele la ausencia del abuelo… aun me duele que no cumpliera su promesa… -nunca mas volví a montar un caballo…"

5 comentarios:

Guidaí dijo...

Estoy segura que tu abuelo quería cumplir su promesa, pero simplemente no pudo.
Pero hoy tú cumpliste, aunque a tu amiga le dijeras que no podías prometer nada. Esa tu forma de hacerlo, aquí, ahora... y has sido fuerte para seguir adelante. Y tu abuelo seguramente siempre supo eso.

No me lo prometas, pero sigue escribiendo...
Un abrazo Maty

yiya dijo...

Coincido con guidai, te abuelo queria con todas sus fuerzas cumplir con su promesa, pero son esas cosas de la vida, que pasan para hacernos crecer de golpe y ostrarnos la otra cara de la moneda.-
Te mando un gran abrazo y te pido que recuerdes a tu abuelo con amor y alegria, desde algun lugar estoy segura el acompaña a esa niña feliz.-

¿Lesbiana? dijo...

Cuando se supera algo asi, es cuando vuelve todo a la normalidad y uno puede volver a montar un caballo. Sólo que a evces parece ser al revés.

Schön Genius dijo...

Las malas experiencias que te hacen aprender. Se debe prometer algo solo cuando se sabe que se va a cumplir, pero por lo general es mejor no prometer nada para no crear expectativas.

Saludos

Karmen dijo...

Mi opinión, Mati, es que lo importante de las promesas no es sólo si se cumplen o no, sino que la intencion de cumplirlas esté siempre presente, del principio al final. Luego las cosas se consiguen o no pero en muchos casos depende sobre todo de cosas externas incontrolables por nosotros. ¿lo mejor? prometer lo menos posible, así todo lo bueno que venga será un regalo :)

Te mando un abrazo desde la Luna.