04 agosto 2008

Conflictos internos

Cuando estamos llenas de conflictos internos, nuestra vida se desgasta vanamente, es triste vivir así, llena de complejos, con poca voluntad, sin chispa, esperando que por arte de magia cambien las cosas, buscando culpables de cada desventura, no me es raro escuchar "Es que como mujeres sufrimos mas, porque somos mas aprensivas", es cierto que se nos enmarca en el cuadro de que las mujeres son delicadas, pero eso no es valido para sufrir, y cuando nos hundimos en conflictos internos, la vida se convierte en un caos, afectando todos los aspectos que abarcan el diario vivir, a veces se llega a perder el sentido de la vida, los valores y hasta el amor por la vida, llenandose de autocompasión, caminando a la deriva, es necesario vivir llenas de confianza en una misma, y de voluntad, poniendo cada cosa en su lugar.
es necesario luchar día a día por nuestros sueños, nuestros ideales, vivir el milagro de la vida a plenitud, sin conformarnos con el dolor o encerrarnos en "es que la vida es así", estamos aqui para ir siempre por lo mejor, caminar siempre mirando al frente, soltando lo que queda atrás, viviendo cada instante porque nadie sabe si el mañana exista.
Así que querid@s amig@s vamos soltando los conflictos que acongojan la vida, porque ellos solo nos llenan de incertidumbre, eliminemos la pereza y a luchar, a unir esos hilitos de felicidad que puedan formar una fuerte cadena que permanezca, a ser constante con nuestras ideas, a vivir en plenitud dejando penetrar esa luz que puede iluminarnos siempre.

4 comentarios:

Addiction Lunar dijo...

Y a vivir el hoy como si fuese el último día de nuestra vida en la Tierra.....

Lindas palabras.

marga dijo...

claro, siempre en positivo, a pesar de todo...

:)

Schön Genius dijo...

Todo conflicto que mantenemos sin resolver tarde o temprano nos empieza a dañar y peor si ese conflico es interno por que pasa todo lo que tu ya mencionaste. Siempre es bueno tomarnos un tiempo para resolver todo lo que traemos internamente.

Saludos.

LAO dijo...

Soltar las amarras.....y navegar, no sintiendonos el grumete, si no el capitán de la embarcación.

Un saludo

LAO
MEXICO